Comprar coche de ocasion

Garantías en la compra de un vehículo

Un vehículo nuevo tiene derecho a dos años de garantía. A partir de aquí, el fabricante puede tener como opción extensiones de garantía de más años, aunque tanto la garantía  como sus extensiones suelen estar vinculadas a condiciones.

 
Los vehículos de segunda mano la garantía tiene una duración máxima de un año.

 
Esto es así para aquellas compraventas de vehículos nuevos y usados que se realicen entre profesionales y particulares.

 
Para aquellas compraventas entre particulares se aplica el Código Civil.

 
El vendedor particular solo responde de seis meses de garantía y únicamente sobre los vicios o problemas ocultos. El comprador simplemente dispondría de seis meses para reclamar ante los tribunales cualquier defecto o problema ocultos en el artículo.

 
En materia de Derecho, un vicio oculto en una compraventa de cualquier objeto entre particulares es un defecto interno y grave que, en el momento de su compraventa, no era conocido por el comprador por no poder distinguirse a primera vista y que una vez aparecido lo hace impropio para su uso o disminuye tanto su utilidad, que el comprador no la habría comprado o habría pagado menos por ella.

 
Es importante destacar que es imprescindible para que se puedan reclamar los vicios ocultos, pues es precisamente la anterioridad a la operación de venta y sea ocultado por parte del vendedor lo que constituyen la esencia del saneamiento por vicios ocultos. Sobra decir que si estos defectos se presentan después de la adquisición el vendedor no será responsable por ningún motivo. De hecho, si el adquiriente no puede probar que la cosa adquirida venía ya con los vicios se entenderá entonces que los vicios sobrevinieron después de la adquisición.

 
El Código Civil dice: “El vendedor estará obligado al saneamiento por los defectos ocultos que tuviere la cosa vendida, si la hacen impropia para el uso a que se la destina, o si disminuyen de tal modo este uso que, de haberlos conocido el comprador, no la habría adquirido o habría dado menos precio por ella; pero no será responsable de los defectos manifiestos o que estuvieren a la vista, ni tampoco de los que no lo estén, si el comprador es un perito que, por razón de su oficio o profesión, debía fácilmente conocerlos.” ”El vendedor responde al comprador del saneamiento por los vicios o defectos ocultos de la cosa vendida, aunque los ignorase. Esta disposición no regirá cuando se haya estipulado lo contrario, y el vendedor ignorara los vicios o defectos ocultos de lo vendido”.

Deja un comentario